Prácticas e Internado

Sobre las prácticas y el internado. Al estar en contacto directo con pacientes, en estas materias se desarrollan las habilidades y capacidades básicas como terapeuta. La empatía, siempre desde una perspectiva profesional, ayuda a comprender lo que al consultante le sucede.

La supervisión favorece la reflexión sobre el vínculo terapéutico y la postura del orientador psicológico, a la vez que promueve estrategias e intervenciones que ayudan a la persona a superar sus dificultades. La supervisión es, sin duda, una de las más grandes fortalezas del programa.